La grasa localizada en la parte inferior de la espalda jamás es bienvenida, singularmente cuando se cierne justo por sobre los pantalones, formando una suerte de michelín espantoso.