Las semillas de los tomates contienen propiedades anticoagulantes que favorecen el flujo sanguíneo y la aplicación en la piel favorece en gran manera las molestias ocasionadas por las